Marida es el proyecto más importante en el que he participado hasta el momento. Nace como una necesidad de vivir al ritmo que nosotros queremos y de trabajar con gente increíble. Con Celeste siempre estuvimos vinculados a la fotografía, por su lado hija de camarógrafo y yo hijo de fotógrafo, así es que siempre tuvimos esa inquietud de registrar todo.

La Cele publicista de profesión y yo diseñador, los dos estuvimos trabajando en empresas gigantes, ella 9 años continuos trabajando sin pausa en distintas agencias y yo 12 años en una empresa de desarrollo de soluciones web, los dos aprendimos muchísimas cosas a los largo de todos estos años, cosas malas que son las que nos hicieron tomar la decisión de crear nuestro propio emprendimiento y claramente cosas las que rescatamos y aplicamos en todo lo que hacemos por nuestro negocio.

Nuestro trabajo es estar presentes en el día del matrimonio de nuestras parejas y ser parte del rito desde adentro y no solo como un prestador de servicios, vivimos el matri al 100%!! Primero antes de cualquier cosa, nos juntamos con nuestros novios interesados en trabajar con nosotros a tomarnos algo y principalmente conocernos, contarles un poco como trabajamos y conocer sus historias. Por lo general el tipo de novios que nos llegan son novios relajados que viven su rito a su pinta, buscan cosas que los identifique de verdad y que cada detalle de ese día tenga una razón y no sea solo decoración sin motivos.  Esto mismo aplica para la fotografía de su matri, nuestros novios quieren que el registro que les quedará sea lo mas fiel a lo que pasó ese día, sin poses ni maquetas.  Lo que entregamos es el resultado de la confianza y empatía que logramos desde el día que nos conocimos, lo que nos permite entrar a sus casas y ser uno más, donde las cámaras pasan a segundo plano, donde pasa el papá del novio en calzoncillos y no hay ningún problema o donde podemos entrar a la ducha y registrar la última ducha de soltera de nuestra novia. Entregamos una historia de verdad, fotos que salen de la guata, en donde privilegiamos siempre el momento sobre la técnica.

Comentarios